Etiquetas
Mensaje ilustrado

TÍTULO: Un Buen Abogado

OBJETO: Mazo

DOCTRINA: Justificación

HISTORIA CON EL OBJETO

El otro día estaba escuchando un programa de radio y el locutor sacó el tema del cielo y preguntó si era necesario conocer a alguien para poder entrar al cielo. Seguramente estaba pensando en alguien con enchufe, quizás alguien con mucho dinero o una posición eclesiástica muy alta.

TRANSICIÓN A LO ESPIRITUAL

Pero, sabes, la verdad es que sí, hay que conocer a alguien. ¡Hay que conocer a un buen abogado!

EL PROBLEMA (LEY)

Porque si Dios y el cielo existen, entonces un día tendrás que dar cuenta a Él por toda tu vida. Y siendo un buen juez, tendrá que ser justo con todos. Él tendrá que juzgarnos todos por la misma ley. Y todos tenemos esa ley escrita en nuestras conciencias. Si has mentido, si has robado, si te has entregado a la lujuria y la inmoralidad sexual, si has blasfemado el nombre de Dios, si has dejado que el odio, los celos, la envidia y la codicia llenaran en tu corazón, entonces has infringido sus leyes and mereces el castigo de un culpable.

LAS CONSECUENCIAS (ETERNIDAD)

Todos somos culpables. Ninguno de nosotros merece entrar al cielo siendo culpable. Todos merecemos una cadena perpetua en la prisión eterna del infierno.

LA SOLUCIÓN (CRUZ)

Pero si conoces a un buen abogado - alguien que nunca haya infringido las leyes de Dios, alguien que esté dispuesto a pagar las sanciones por las leyes que tú has infringido, entonces los cargos en tu contra pueden ser absueltos. Jesucristo es ese buen abogado.

LLAMADO (ARREPENTIMIENTO Y FE)

Él mediará por ti ante el Juez cuando te arrepientes de haber infringido las leyes de Dios, y cuando confías completamente en su habilidad de pagar tus sanciones para que seas declarado inocente. Pero tienes que tomar una decisión. Puedes ser tu propio abogado y cargar con todo tu pecado delante del Juez Eterno. o puedes clamar a Cristo para que él sea tu abogado, y cargue con todo tu pecado delante del Juez. ¿Estás dispuesto a dejar atrás tu pecado y dejar tu vida en manos de Cristo?

¡No te pierdas estos cursos