Etiquetas
Mensaje ilustrado

TÍTULO: Reloj de Arena

OBJETO: Un reloj de arena

DOCTRINA: Reconciliación

HISTORIA CON EL OBJETO

Lo que tengo aquí es un reloj de arena. Ya no se usan excepto en algunos juegos para contar el tiempo. Tiene una ventaja tremenda y es que cuando el tiempo se termina le das la vuelta y vuelve a empezar.

TRANSICIÓN A LO ESPIRITUAL

Muchas veces me gustaría que mi vida fuese así también. Si algo me sale mal, me gustaría darle la vuelta al tiempo y repetirlo hasta poder actuar correctamente y que todo me saliese bien. ¿Alguna vez has deseado que pudieses volver atrás en el tiempo para corregir algo que has hecho? Desgraciadamente, no podemos.

EL PROBLEMA (LEY)

Cada mentira que dices te convierte en un mentiroso y no hay vuelta atrás. Cada palabra áspera que ha salido de tu boca es irrecuperable. Cada vez que cometes adulterio, no hay vuelta atrás, y el daño a tus relaciones está hecho. Y un día tu vida se acabará, y tampoco hay vuelta atrás. Lo que has hecho, hecho está. Después de la muerte hay un juicio donde seremos juzgados por lo que hemos hecho en vida.

LAS CONSECUENCIAS (ETERNIDAD)

Las consecuencias por nuestros actos serán eternas. Dios puso su ley en nuestro corazón para que la cumpliésemos, pero no le hemos hecho caso, sino que hemos decidido ser nuestros propios dioses. No tiene sentido que Dios te diga: "No me has hecho caso nunca, has vivido como has querido sin pensar en mi, pero no importa, te dejaré entrar a mi casa". Eso no va a suceder. Como has decido vivir lejos de Dios en esta vida, irás a un lugar lejos de Dios por la eternidad en el infierno.

LA SOLUCIÓN (CRUZ)

Pero aún no es tarde. Dios te ama y sabía que ibas a fracasar, y por eso envió a su Hijo Jesucristo a pagar la culpa que merecías. Aunque era perfecto, murió en una cruz por ti para reconciliarte con Dios. Luego resucitó al tercer día para demostrar que tiene poder para salvarte y perdonarte.

LLAMADO (ARREPENTIMIENTO Y FE)

Si te preocupa pasar la eternidad lejos de Dios, arrepiéntate de vivir para ti mismo en lugar de para Él. Pídele perdón por ser su enemigo en lugar de su amigo. Dale gracias a Cristo por morir en tu lugar, y decide que a partir de hoy, quieres seguirle y agradarle a él. Aprovecha el tiempo que tienes hoy para arreglar cuentas con Dios.

¡No te pierdas estos cursos