Etiquetas
Mensaje ilustrado

TÍTULO: Buenas Noticias / Malas Noticias

OBJETO: Un periódico

DOCTRINA: Justificación

HISTORIA CON EL OBJETO

Cada vez que leemos el periódico o encendemos el telediario, estamos inundados con malas noticias. (Dar ejemplos de la actualidad: la crisis, el paro, guerras, etc.) Hay muy pocas buenas noticias. Vemos muchas injusticias en el mundo, y nos preguntamos: ¿Por qué muere gente inocente? ¿Por qué hay tanta maldad? ¿Dónde está la justicia?

TRANSICIÓN A LO ESPIRITUAL

Hoy tengo buenas noticias y malas noticias. Las buenas noticias son que un día Dios va a hacer justicia con toda la gente mala. Los criminales que no hay sido capturados un día serán juzgados por todo lo que han hecho. Un día los políticos corruptos estarán delante de un juez justo. Pero, las malas noticias son que un día Dios va a hacer justicia, y lo va a hacer contigo también.

EL PROBLEMA (LEY)

Porque de la misma manera que un juez en la tierra juzga según las leyes del estado, Dios te va a juzgar por sus leyes. Todos tenemos sus leyes - los diez mandamientos - escritas en nuestros corazones - todos tenemos una consciencia. “Consciencia” quiere decir “con ciencia” o “con conocimiento.” Cuando hacemos algo malo, sabemos que está mal. Sabemos que está mal mentir, sin embargo mentimos o engañamos constantemente. Sabemos que está mal robar, sin embargo, hacemos trampas en los exámenes o tomas cosas de la tienda sin pagar. Sabemos que está mal matar, sin embargo, cuántas veces hemos matado con las palabras, o guardamos rencor y odio en el corazón contra alguien o incluso hemos abortado bebés inocentes.

LAS CONSECUENCIAS (ETERNIDAD)

Las malas noticias son que eres culpable delante de tu Creador y que no puedes entrar en el cielo lleno de pecado. Como juez justo, Dios tiene que castigar los que quebrantan la ley. El destino eterno que tú y yo merecemos es la cadena perpetua en el infierno, sin posibilidad de salir.

LA SOLUCIÓN (CRUZ)

Las buenas noticias son que Dios no quiere que vayas al infierno. Por lo tanto, Él mandó a Jesucristo a pagar las consecuencias (la multa) por tu pecado. Cuando Cristo murió en la cruz, estaba pagando tu multa. Y resucitó para demostrar que tu multa está pagada.

LLAMADO (ARREPENTIMIENTO Y FE)

Para recibir el perdón de Dios y ser declarado justo ante Él, Dios demanda dos cosas de ti: Tienes que arrepentirte de haber quebrantado sus leyes - dar la espalda al pecado y pedir que Cristo te cambié. Luego, tienes que rendir tu vida al que murió en tu lugar. Cristo murió por ti para que tú vivas por él. Arrepiéntate y entrégate a Cristo, y Él convertirá las malas noticias de tu pecado y condena perpetua en el infierno en buenas noticias del perdón, una consciencia limpia, y la vida eterna.

¡No te pierdas estos cursos