Etiquetas
Mensaje ilustrado

TÍTULO: La enfermedad escondida

OBJETO: Una máscara

DOCTRINA: Regeneración

HISTORIA CON EL OBJETO

Había un rey que tenía una enfermedad que le desfiguraba la cara. Como le daba vergüenza ser visto así, cubrió su rostro con una máscara para aparentar que todo estaba bien.

TRANSICIÓN A LO ESPIRITUAL

Después de varios años, la enfermedad empeoraba, pero el orgullo impedía que el rey pidiera ayuda a los médicos para ser sanado, y un día murió con la máscara puesta. Nosotros nos parecemos a este rey porque también tenemos una enfermedad que queremos tapar con una máscara.

EL PROBLEMA (LEY)

Nos tapamos con una máscara diciendo: “Soy buena persona” mientras escondemos la lujuria que hay en nuestro corazón que nos lleva a ver pornografía y a cometer adulterio y fornicación. Nos cubrimos con la máscara diciendo “No hago daño a nadie” mientras escondemos el odio, rencor y codicia que hay dentro que no sólo daña a los demás sino que también nos carcome por dentro. Nuestra enfermedad se llama pecado.

LAS CONSECUENCIAS (ETERNIDAD)

Si no tratamos con nuestra enfermedad de pecado, un día nos va a llevar a una muerta eterna, separados por siempre de nuestro Creador santo.

LA SOLUCIÓN (CRUZ)

Solo hay una persona que nos puede sanar de nuestra enfermedad de pecado, el gran médico

Jesucristo. Él tomó sobre sí mismo nuestra enfermedad de pecado cuando murió en la cruz y cuando resucitó, destruyendo el poder del pecado y de la muerte.

LLAMADO (ARREPENTIMIENTO Y FE)

Pero para recibir la cura, primero tenemos que reconocer nuestra enfermedad. Tenemos que humillarnos delante de Dios, quitarnos la máscara de orgullo y pedir que el gran médico, Jesucristo, arranque el pecado de nuestro corazón. Entrega tu vida a las manos de Jesucristo para recibir la sanidad de tu alma.  No seas como el rey que por su orgullo no recibió la sanidad para su enfermedad. Sé sincero delante de Dios, quítate la máscara, reconoce que estás enfermo de pecado y pide el perdón y la sanidad de Cristo. Entonces Él te dará vida nueva.

¡No te pierdas estos cursos