Etiquetas
Mensaje ilustrado

TÍTULO: La Lotería

OBJETO: Billete de lotería

DOCTRINA: Justificación

HISTORIA CON EL OBJETO

"¡Ojalá tenga suerte!" Puedes oír a la gente decir esto con la esperanza de ganar la lotería. Pero la mayoría de las personas que gastan su dinero en la lotería terminan perdiéndolo porque ponen su confianza en la suerte. Pero peor aún, muchas personas confían su eternidad en manos de la suerte.

TRANSICIÓN A LO ESPIRITUAL

Mucha gente dice: “si tengo suerte, entraré al cielo”. El problema es que entrar al cielo no depende de la suerte. Dios no hace las cosas al azar, sino que es justo y va a juzgarnos conforme a sus leyes.

EL PROBLEMA (LEY)

Una de las leyes por las cuales nos va a juzgar dice: “no mentirás”. ¿Cuántas veces has mentido para aparentar ser mejor delante de otros? Otra de las leyes de Dios dice: “no robarás”. ¿Cuántas veces has hecho trampas en un examen o tomaste algo que no era tuyo? Otra ley de Dios dice: “no uses el nombre de Dios en vano”. ¿Cuántas veces al día usas el nombre de Dios como una palabrota? Otra ley dice: “no cometerás adulterio“. ¿Cuántas veces has mirado a alguien con lujuria o has tenido sexo fuera del matrimonio?

LAS CONSECUENCIAS (ETERNIDAD)

Entrar al cielo no depende de la suerte. Si has desobedecido las leyes de Dios, vas a ser declarado culpable delante de Dios en el día de tu juicio. El castigo por quebrantar sus leyes es un lugar de sufrimiento donde estarás separado de Dios por toda la eternidad.

LA SOLUCIÓN (CRUZ)

A lo mejor estás pensando: “he quebrantado las leyes de Dios. ¿Qué esperanza tengo?” Dios es justo pero también es misericordioso. El Hijo de Dios, Jesucristo, vino a la tierra y murió en una cruz para pagar el precio por tus pecados. El tercer día resucitó y ahora Dios está dispuesto a declararte inocente en el Día del Juicio si haces dos cosas.

LLAMADO (ARREPENTIMIENTO Y FE)

Primero, Cristo te pide que te arrepientas; dale la espalda a las cosas que no agradan a Dios. Segundo, Cristo te pide que pongas toda tu confianza en Él, dejándole guiar tu vida. Puedes tener vida eterna hoy. Deja de poner tu confianza en manos de la suerte y pon tu confianza en las manos de Jesucristo.

¡No te pierdas estos cursos