Etiquetas
Mensaje ilustrado

TÍTULO: Los Buenos - Los Malos

OBJETO: Cartel con la palabra “LOS BUENOS” en un lado, y “LOS MALOS” al dorso

DOCTRINA: Santificación

HISTORIA CON EL OBJETO

Muchos piensan que LOS BUENOS van al cielo y LOS MALOS van al infierno (muestra la palabra que corresponde cuando lo dices), pero eso no es verdad.

TRANSICIÓN A LO ESPIRITUAL

LOS BUENOS no van al cielo.  Porque según Dios, “No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno.”(Romanos 3:12)

EL PROBLEMA (LEY)

Para Dios, alguien “bueno” es alguien que obedece todos sus mandamientos.  ¿Quién aquí nunca ha mentido?  Con sólo una mentira, ya no somos buenos.  Sin embargo, hemos mentido muchísimas veces.  ¿Quién aquí nunca ha robado algo, incluso algo pequeño?  Eso también nos descalifica de ser buenos.  ¿Quién aquí nunca ha tenido un pensamiento impuro, o nunca ha practicado sexo fuera del matrimonio?  Eso también nos quita de la categoría de LOS BUENOS. Así que LOS BUENOS no van al cielo porque nadie es bueno a los ojos de Dios.

LAS CONSECUENCIAS (ETERNIDAD)

Entonces, ¿quiénes van al cielo?  Pues, LOS MALOS.  LOS MALOS que reconocen que son malos y que necesitan un Salvador para quitar sus pecados y transformar sus vidas.

Entonces, ¿quiénes van al infierno?  Pues, LOS BUENOS.  Los que se creen buenos y no reconocen que su pecado les está destruyendo y les descalifica del cielo.

El tío de un amigo mío fue diagnosticado con cáncer y se estaba muriendo, pero negaba su enfermedad y rechazaba cualquier tratamiento.  Cuando le preguntaban cómo estaba, él se enfadaba y decía que estaba muy bien y que no le pasaba nada.  Cada vez se puso peor, y hasta el día de su muerte negaba su enfermedad.  Un médico no puede hacer nada para alguien que no reconoce su enfermedad.  Jesucristo no puede hacer nada para alguien que no reconoce su pecado (su enfermedad espiritual).

LA SOLUCIÓN (CRUZ)

Cristo vino para sanar a los enfermos de pecado, los que reconocen que son MALOS y necesitan ayuda.  Cuando Cristo murió en la cruz, cargó con todos tus pecados para que pudiera quitarlos completamente de tu corazón.  Su resurrección demuestra su autoridad de sanarte completamente.  La única manera de ser BUENOS a los ojos de Dios es ser perdonado y transformado por Cristo.

LLAMADO (ARREPENTIMIENTO Y FE)

¿En cuál grupo estás tú?  ¿Entre los que se creen BUENOS y van al infierno?  o ¿Entre los que reconocen que son MALOS, se arrepienten de su pecado, y se entregan a Jesucristo para ser perdonados e ir al cielo?  Puedes hablar con Cristo así: Cristo, reconozco que soy malo y que necesito tu perdón.  Doy la espalda a mi pecado y me entrego a tu cuidado para sanar mi alma y guiar mi vida.

¡No te pierdas estos cursos