Etiquetas
Mensaje ilustrado

TÍTULO: Llaves

OBJETO: Llaves

DOCTRINA: Justificación

HISTORIA CON EL OBJETO

Hace un par de años en invierno me quedé fuera de casa porque perdí las llaves. Cuando llegué a las 12 de la noche y quise entrar no pude. Fue horrible y busqué las llaves desesperadamente pero no las encontraba. La única solución que tenía fue irme a una iglesia y pasar la noche ahí y fue la noche más larga de mi vida y la más fría.

TRANSICIÓN A LO ESPIRITUAL

Te cuento esto porque hay una casa a la cual todos querremos ir cuando muramos, al cielo, la casa de Dios, un lugar hermoso, pero para entrar necesitamos unas llaves.

EL PROBLEMA (LEY)

Las llaves son sus leyes, los diez mandamientos. Dios dijo: “Hijo mío si quieres entrar en mi casa no robes” y la verdad es que somos una panda de ladrones. También dijo: “Si quieres entrar en mi casa no mates” y tu y yo tenemos asesinato en el corazón, odiamos a las personas y hablamos mal de ellas. También dijo Dios: “Hijo mío si quieres entrar en mi casa no cometas adulterio, cuida tu cuerpo, hónralo”, pero no lo hemos hecho. Deseamos lo que no es nuestro, la mujer o el hombre que no nos pertenece, tenemos pensamientos impuros constantemente, y fallamos a Dios. Él dijo: “Hijo mío si quieres entrar en mi casa ámame a mi sobre todas las cosas” pero no lo hacemos.

LAS CONSECUENCIAS (ETERNIDAD)

La realidad es que hemos perdido las llaves para entrar en la casa perfecta de Dios. Si no entramos al cielo cuando muramos, sólo hay otro lugar que se llama infierno, un lugar de sufrimiento eterno, lejos de la presencia de Dios.

LA SOLUCIÓN (CRUZ)

Yo pasé sólo una noche fuera de mi casa y fue horrible, pero el quedar fuera del cielo será horrible eternamente. Sólo hay una forma para que podamos recuperar las llaves perdidas. Jesucristo vino hace más de 2000 años y nunca perdió las suyas, porque vivió una vida perfecta, sin romper ni una sola ley. Luego se dejó matar en una cruz llevando en su cuerpo toda la ira de Dios por causa de nuestro pecado. Cuando resucitó al tercer día, él recuperó las llaves que tú y yo habíamos perdido.

LLAMADO (ARREPENTIMIENTO Y FE)

Si quieres las llaves para entrar en la casa de Dios, tienes que venir a Cristo, pedirle perdón por tu pecado y poner toda tu confianza, todo tu amor y toda tu fe en él. Entonces, por medio de Él, podrás entrar en la casa eterna de Dios.

¡No te pierdas estos cursos