Etiquetas
Mensaje ilustrado

TÍTULO: Limpiador

OBJETO: Limpiador de aerosol

DOCTRINA: Santificación

HISTORIA CON EL OBJETO

El otro día un vendedor llegó a mi casa para venderme un producto de limpieza del hogar. Me dijo que existen 1.000 maneras de ensuciar tu casa y que él tenía el producto perfecto para quitar cualquier mancha. Su garantía era que si su producto no podía quitar la peor mancha de mi casa, entonces él me lo daría de regalo. Me convenció: compré el producto.

TRANSICIÓN A LO ESPIRITUAL

Empecé a pensar que nosotros somos como una casa y que hay muchas maneras en que podemos ensuciar nuestro interior, el corazón. Mientras vivimos, manchamos nuestra casa cuarto por cuarto.

EL PROBLEMA (LEY)

¿Cómo ensuciamos nuestra casa? Dejamos el suelo cubierto de barro cuando mentimos, cuando guardamos rencor contra alguien que nos ofendió o cuando usamos el nombre de Dios como una palabrota. Todos los cuartos de nuestra casa están llenos de suciedad.

LAS CONSECUENCIAS (ETERNIDAD)

Un día, después de morir, Dios nos va a pedir que abramos la puerta de nuestra casa. Cuando Dios vea toda la suciedad y basura en el Día del Juicio, dirá: “No quiero esa casa en el cielo; apesta, ¡quémala!” Seremos echados de su presencia y nos quemaremos en el infierno durante toda la eternidad a causa del pecado mugriento de nuestros corazones. ¿Qué puede limpiarnos de nuestra mentira, odio y blasfemia?

LA SOLUCIÓN (CRUZ)

Dios sabe que nuestras casas están llenas de suciedad. Por eso, Él bajó del cielo en forma de hombre, Jesucristo. Su casa siempre estuvo perfectamente limpia, Él nunca pecó, murió en la cruz para perdonar nuestro pecado y luego resucitó, demostrando que tiene poder sobre el pecado y la muerte. Cuando nos perdona, nos limpia por dentro.

LLAMADO (ARREPENTIMIENTO Y FE)

Tenemos que reconocer que tenemos basura en nuestra casa, y que necesitamos ser limpiados desde dentro. Dile a Cristo: “Creo que moriste en la cruz para perdonarme; entra en mi casa, limpia cada rincón de cada habitación”. Y cuando Cristo vea una casa limpia, Él va a entrar y hacerla su propio hogar. Y Él te ayudará a mantener tu casa sin suciedad.

¡No te pierdas estos cursos