Etiquetas
Mensaje ilustrado

TÍTULO: ¿Cómo está tu lana?

OBJETO: Oveja de peluche

DOCTRINA: Santificación

HISTORIA CON EL OBJETO

Cuando comparas una oveja con otra, todas parecen blancas, pero cuando sacas una oveja del rebaño y la pones en la nieve, ves que en realidad la oveja no es blanca sino que la lana está sucia y manchada.

TRANSICIÓN A LO ESPIRITUAL

Lo mismo nos pasa a nosotros. Comparándonos con otros, nos vemos como buenas personas. Sin embargo, si nos comparamos con la santidad de Dios y con sus leyes, vemos que en realidad estamos sucios y manchados.

EL PROBLEMA (LEY)

¿Cómo manchamos nuestra lana? La manchamos cuando mentimos, robamos, cometemos adulterio o tenemos pensamientos impuros. No importa cuánto intentemos lavarnos, no podemos limpiarnos.  Estamos sucios a los ojos de Dios.

LAS CONSECUENCIAS (ETERNIDAD)

Ninguna persona manchada puede entrar en el cielo. Dios es puro y santo. Si nuestra lana está sucia, seremos echados lejos de su presencia a la oscuridad eterna donde hay llanto y sufrimiento.

LA SOLUCIÓN (CRUZ)

Dios supo que íbamos a mancharnos la lana y, por eso, vino el Cordero de Dios. Él era perfectamente blanco y puro, nunca pecó. Juan el Bautista dijo que Cristo quitaría los pecados del mundo. ¿Cómo pudo hacerlo? Lo hizo cuando murió en la cruz y con su sangre poderosa te limpia de tus pecados. Cristo resucitó, demostrando su poder sobre el pecado y la muerte.

LLAMADO (ARREPENTIMIENTO Y FE)

Tienes que reconocer que tu lana está sucia, que has pecado y que no puedes limpiarla. Tienes que dejar el pecado y pedir que Cristo, el perfecto Cordero de Dios, te limpie. Entonces cuando estés delante de Dios en el Día del Juicio, Él te verá como puro y limpio y te dará la bienvenida al cielo.

¡No te pierdas estos cursos