Etiquetas
Mensaje ilustrado

TÍTULO: La Hipoteca

OBJETO: Foto de una casa

DOCTRINA: Justificación

HISTORIA CON EL OBJETO

Hoy día es casi imposible comprar una casa sin hipoteca. Y esta es una deuda inmensa, una que tardamos toda una vida en pagar. Y si no pagamos, nos quitan la casa y encima toca seguir pagando.

TRANSICIÓN A LO ESPIRITUAL

De la misma forma vamos juntando una deuda mucho más grande con nuestras acciones. Una deuda que no podemos pagar. Una deuda con Dios.

EL PROBLEMA (LEY)

Dios nos ha dado una ley para que viviésemos por ella, pero cada vez que quebrantamos su ley, nos toca una multa que pagar. Cada mentira que decimos a lo largo de nuestra vida es una multa más. Cada pensamiento de lujuria o de odio es una multa más. Cada acto de inmoralidad sexual es una multa más. Imagina cuántas multas has acumulado hasta el día de hoy. Tantas multas se convierten en una gran deuda delante de Dios.

LAS CONSECUENCIAS (ETERNIDAD)

Cuando estemos delante de Dios, él mirará nuestra deuda y nos condenará por toda la eternidad para pagarla en un lugar de sufrimiento lejos de él.

LA SOLUCIÓN (CRUZ)

Porque Dios es justo, la deuda tiene que ser saldada. Sólo hay dos opciones: o pagamos nuestra deuda nosotros en el infierno, o que alguien inocente pague nuestra deuda en nuestro lugar. Porque Dios nos ama, envió a su hijo, Jesucristo, a pagar nuestra deuda con su muerte en la cruz. Su resurrección es evidencia de que tu deuda con Dios haya sido completamente liquidada.

LLAMADO (ARREPENTIMIENTO Y FE)

Para que tu deuda también sea perdonada, haz como yo hice. Pídele perdón a Dios por todo lo que has hecho en contra de él, y mira a la cruz con fe sabiendo que Cristo saldó tu deuda al cien por cien. Sería maravilloso que tu deuda con el banco pudiese ser perdonada por completo, ¿verdad? Pues la mayor deuda que tú tienes sí puede serlo. No esperes más. Clama a Cristo hoy.

¡No te pierdas estos cursos