Etiquetas
Mensaje ilustrado

TÍTULO: Errar en el blanco

OBJETO: Una diana

DOCTRINA: Justificación

HISTORIA CON EL OBJETO

Cuando tenía 13 años fui a una excursión de fin de curso y nos llevaron a un campamento en Asturias donde había muchas actividades y una de ellas era el tiro al arco. Yo veía a los monitores entesar la flecha, apuntar y tirar, y parecía que dar en el blanco era tarea fácil. Pero cuando me tocó probar a mí, la cosa fue muy distinta y a veces ni rozaba la diana.

TRANSICIÓN A LO ESPIRITUAL

Me sorprendió saber un día que la definición de pecado es un término de caza que significa errar en el blanco. El blanco de Dios es obedecer los diez mandamientos. Si nos paramos a pensar un poco, todos podemos reconocer que hemos errado mil veces en el blanco.

EL PROBLEMA (LEY)

Tú y yo hemos lanzado muchas flechas, por ejemplo, las flechas de la mentira, las flechas del rencor y del odio en el corazón, las flechas de adorar y amar otras cosas más que a Dios mismo, las flechas de la infidelidad. Ninguna de estas flechas ha dado en blanco perfecto de los mandamientos de Dios. Hemos errado al blanco muchas veces y por ello seremos juzgados.

LAS CONSECUENCIAS (ETERNIDAD)

Eres libre para lanzar tus flechas, pero errar en el blanco tiene consecuencias. Dios es un Dios justo que no puede dar por inocente al que es culpable, y tú y yo somos culpables de quebrantar sus mandamientos. Y la paga por errar en el blanco es estar separado de Dios por la eternidad, en un lugar de sufrimiento que se llama infierno, en donde entras pero ya no puedes salir.

LA SOLUCIÓN (CRUZ)

Pero Dios no nos dejó sin salida. Dios mismo se hizo como uno de nosotros, caminó por esta tierra dando siempre en la diana; no erró jamás. Él fue clavado en una cruz por amor a ti y a mí, y sobre Él cayeron todas las flechas que erraron en el blanco de toda la humanidad. Su nombre es JESUCRISTO, y Él está dispuesto a salvarte porque después de morir, resucitó al tercer día, venciendo así a la muerte y al pecado por ti.

LLAMADO (ARREPENTIMIENTO Y FE)

El perdón de tus pecados ha tenido un alto precio para Jesucristo y por eso Él te pide arrepentimiento. Eso quiere decir dar la espalda a vivir como tú quieres y empezar a agradar a aquel que te ha creado. También te pide fe, que deposites tu confianza en Él y en lo que Dios ha hecho por ti. Cuando te entregas a Cristo, Él te ayudará a vivir una vida que sí da en el blanco de Dios.

¡No te pierdas estos cursos