Etiquetas
Mensaje ilustrado

TÍTULO: ¿Qué Estás Pisando?

OBJETO: Un zapato

DOCTRINA: Santificación

HISTORIA CON EL OBJETO

Un día mi hijo pisó una caca de perro y llamó a la puerta diciendo: “Mamá, mamá, ¡déjame entrar!” Pero, como a mí me gusta mantener mi casa limpia, le dije: “Así no vas a entrar en mi casa. Tienes que limpiarte primero.”

TRANSICIÓN A LO ESPIRITUAL

En este vida pisamos muchas cosas que nos hacen apestar delante de Dios.

EL PROBLEMA (LEY)

Cuando no dices toda la verdad y engañas a otros, estás pisando la mentira. Y eso apesta delante de Dios. Cuando tienes sexo fuera de matrimonio, cometes adulterio, o ves pornografía, estás pisando la lujuria, y eso apesta delante de Dios. O cuando alguien te ha hecho daño y no quieres olvidarlo, no quieres perdonar, estás pisando el odio. Y eso también apesta delante de Dios.

LAS CONSECUENCIAS (ETERNIDAD)

Un día todos vamos a llamar a la puerta del cielo diciendo: “Dios, Dios, ¡déjame entrar!” Si yo, siendo humana e imperfecta, quiero mantener MI casa limpia, cuánto más Dios, quien es santo y perfecto, quiere mantener SU casa limpia. Así que cuando El abre la puerta, ¿tu vida va a apestar delante de Él? ¿Te va a decir: “Así no vas a entrar en mi casa”? El problema es que en ese día será demasiado tarde para limpiarte. Tienes que limpiarte ahora. ¿Cómo puedes limpiar tu corazón? Tengo malas noticias; tú no puedes.

LA SOLUCIÓN (CRUZ)

Sólo hay una persona que te puede limpiar por dentro. Se llama Jesucristo. Hace 2.000 años cuando estaba en esa cruz, Dios tomó todo lo que tú has pisado, todo lo que yo he pisado, y lo puso encima de Su propio Hijo. Cristo pagó las consecuencias por lo que tú has pisado porque te ama tanto.

LLAMADO (ARREPENTIMIENTO Y FE)

Pero tú tienes que hacer algo también. Tienes que arrepentirte de haber pisado todas esas cosas sucias y decir: “Cristo, ya no quiero mentir más; ya no quiero vivir con lujuria; ya no quiero tener odio en mi corazón; quiero cambiar.” Y luego tienes que entregar tu vida al que murió en tu lugar y decir: “Cristo toma control de mi vida. Quiero seguir en tus pisadas.” Te animo a venir a Cristo hoy para recibir su limpieza en tu corazón hoy. Entonces el día en que llames a su puerta, El verá tu corazón limpio y te dirá: Bienvenido.

¡No te pierdas estos cursos