Etiquetas
Mensaje ilustrado

TITULO:  El espejo

OBJETO: Un espejo

DOCTRINA: Santificación

HISTORIA CON EL OBJETO

Tengo aquí algo que todos nosotros utilizamos cada día: un espejo. Al menos una vez al día, te miras en el espejo para ver si todo está en orden en tu cara; a ver si estás despeinado, mal afeitado o si tienes la cara sucia. Es una herramienta estupenda para arreglarnos exteriormente.

TRANSICIÓN A LO ESPIRITUAL

Pero, ¿qué es más importante? ¿Cómo somos por fuera o cómo somos por dentro?  Claro, cómo somos por dentro. ¡Ojalá tuviésemos un espejo para vernos por dentro! Lo cierto es que lo tenemos, ese espejo son las normas de Dios que todos tenemos escritas en el corazón, en nuestra conciencia. ¿Quieres saber cómo eres por dentro?

EL PROBLEMA (LEY)

Una de las normas del espejo de Dios es no robar. Todos sabemos que es malo que nos roben pero nosotros también robamos al copiar en los exámenes en el colegio o al no declarar todos los ingresos al gobierno. Cuando robamos, nos ensuciamos por dentro. Las mentiras también nos ensucian o tener envidia de los demás, llenarnos con lujuria o inmoralidad. ¿Cómo se ve tu reflejo en el espejo de Dios? ¿Estás sucio por dentro?

LAS CONSECUENCIAS (ETERNIDAD)

Un día morirás y te presentarás delante de Dios, Él mirará tu corazón y lo juzgará de acuerdo con el espejo de su ley. Sólo personas completamente limpias que hayan cumplido su ley entrarán en el cielo y a todos los que estén sucios por dentro por no haber cumplido sus leyes irán a un lugar de soledad, sufrimiento, dolor y oscuridad que se llama infierno.

LA SOLUCIÓN (CRUZ)

Dios conoce tu situación, pero como te ama, ideó una solución. Envió a su Hijo a tomar todo tu pecado sobre Él mismo y recibir tu castigo. Su resurrección demuestra su autoridad para limpiarte y perdonarte.

LLAMADO (ARREPENTIMIENTO Y FE)

Para recibir su perdón, es necesario que te arrepientas y le des la espalda a tu pecado. Entrega toda tu vida a Cristo y Él te perdonará, te limpiará por dentro y te dará poder para vivir una vida que le agrada.  Entonces, por lo que Cristo ha hecho por ti en la cruz, el día en que te presentes delante de Dios, cuando Él mire tu corazón, te verá limpio y perdonado y te dará la bienvenida al cielo.

¡No te pierdas estos cursos