Etiquetas
Mensaje ilustrado

TÍTULO: El anillo

OBJETO: Anillo

DOCTRINA: Santificación

HISTORIA CON EL OBJETO

Hace unos años me compré un anillo creyendo que era muy bueno, de plata, pero después cuando intenté limpiarlo usando un líquido especial, quedó al descubierto que no era de plata sino de cobre. Me habían engañado.

TRANSICIÓN A LO ESPIRITUAL

Te cuento esto porque muchos de nosotros creemos que somos buenos y que todo somos de buena calidad, pero ¿qué tal si te presentara un líquido para ver cuán bueno eres realmente?

EL PROBLEMA (LEY)

Este líquido se llama la ley de Dios, y si lo usamos cada uno de nosotros podremos ver si somos buenos o no. La ley Dios dice no matarás y, claro, no hemos matado físicamente a alguien, pero ¿cuántas veces hemos hablado mal de las personas a su espalda matando su reputación? o ¿cuánto odio hemos guardado hacia aquellos que nos hacen daño? Eso en palabras de Cristo es asesinato. ¿Qué tal la parte que dice no codiciarás? Toda nuestra vida la pasamos deseando lo que tiene el vecino. “Si yo tuviera ese novio...”, “Si yo tuviera esa casa...”, “Si yo tuviera ese trabajo...” y la codicia se convierte en algo terrible, en envidia, en celos, en contiendas, en los pleitos. La ley de Dios dice que no adulteres, pero ¿cuántas veces miramos cosas incorrectas que ensucian nuestra mente? o ¿tenemos sexo fuera del matrimonio?

LAS CONSECUENCIAS (ETERNIDAD)

La mala noticia es que el día que muramos se comprobará que no éramos buenos porque toda nuestra vida saldrá la luz.  Si no llegamos a la calidad de Dios, no podremos entrar en la casa perfecta de Dios, y tendremos que pasar la eternidad fuera de ella en el infierno.

LA SOLUCIÓN (CRUZ)

Ahora tengo una buena noticia, y es que alguien hace más de 2000 años derramó un líquido precioso que nos puede limpiar todas nuestras imperfecciones. Fue su propia sangre la que derramó en la cruz Jesucristo y hoy te ofrece limpiarte y salvarte.

LLAMADO (ARREPENTIMIENTO Y FE)

Pero es necesario arrepentirte de toda cosa mala, y entregarte por completo a Cristo que nos dio la vida a cambio de la suya.

¡No te pierdas estos cursos