Etiquetas
Mensaje ilustrado

TÍTULO: Cinco minutos más

OBJETO: Despertador

DOCTRINA: Santificación

HISTORIA CON EL OBJETO

Hace unos meses fui al cine con unos amigos y al día siguiente tenía que despertarme muy temprano para ir a trabajar, así que puse tres alarmas. A las 5:30 de la mañana empezaron a sonar: ¡RINRINRIN!…, pero fue como si no escuchase ninguna. Por pedir 5 minutos más, me quedé dormido y llegué tarde al trabajo, fue muy vergonzoso.

TRANSICIÓN A LO ESPIRITUAL

En nuestras vidas hay alarmas que no están diciendo: “¡Despierta y deja de vivir como lo estás haciendo! Pero siempre pedimos 5 minutos más.

EL PROBLEMA (LEY)

Por ejemplo, tú sabes que está mal robar, pero cada vez que subes al metro o al tren sin pagar o copias en un examen, en vez de dejar de hacerlo, pides 5 minutos más para seguir robando. Sabes que está mal ver pornografía y ser infiel a tu mujer, por eso lo haces a escondidas pero, en vez de dejarlo, pides 5 minutos más de lujuria. Sabes que está mal odiar, pero cada vez que hablas mal de alguien o guardas rencor, en vez de dejarlo, pides 5 minutos más para odiar.

LAS CONSECUENCIAS (ETERNIDAD)

Un día ya no habrá 5 minutos más. Un día vas a morir y cuando te presentes delante de tu Creador ya no tendrás 5 minutos más; tendrás que dar cuenta y pagar por como has vivido. Las consecuencias de vivir a tu manera es estar separado de Dios por toda la eternidad en un lugar de sufrimiento y llanto, el infierno.

LA SOLUCIÓN (CRUZ)

Pero hoy tengo buenas noticias para ti. Hubo una persona que nunca necesitó 5 minutos más; vivió de forma perfecta, sin pecar ni una sola vez, se llama Cristo. Él pagó en la cruz el precio que tú y yo merecíamos pagar. Dios derramó sobre Cristo la ira que merecíamos tú y yo. Murió en la Cruz pero al tercer día resucitó y hoy te ofrece perdón.

LLAMADO (ARREPENTIMIENTO Y FE)

Pero para recibir el perdón que Cristo nos ofrece, tienes que arrepentirte de corazón, dejar de pedir 5 minutos más para vivir en pecado y entregar toda tu vida a Cristo. Es tiempo de seguir a Cristo.

¡No te pierdas estos cursos