Etiquetas
Mensaje ilustrado

TÍTULO: Callos

OBJETO: Los dedos de la mano

DOCTRINA: Santificación

HISTORIA CON EL OBJETO

Llevo muchos años tocando la guitarra y, por eso, tengo callos en los dedos. Cuando comencé a tocar, me salían ampollas y me causaban mucho dolor pero cuánto más tocaba, más se me endurecía la piel y me dolía menos. Ahora puedo tocar muchas horas sin ningún dolor ni molestia por los callos que tengo.

TRANSICIÓN A LO ESPIRITUAL

Te hablo de esto porque todos nosotros tenemos callos pero no en los dedos sino en la conciencia. Te lo explico: la primera vez que hiciste algo que estaba mal, al principio te sentiste fatal, pero al seguir haciéndolo ya no sentías nada.

EL PROBLEMA (LEY)

La primera vez que tomaste algo que no era tuyo, te sentiste culpable, pero al seguir haciéndolo, ese sentimiento desapareció y ahí le salió un callo a tu conciencia. La primera vez que tuviste sexo fuera del matrimonio, probablemente te sentiste sucio e impuro pero, al seguir practicándolo, se ha ido toda sensación, un callo más. ¿Y qué tal con la mentira? Nos hemos vuelto mentirosos compulsivos sin ninguna molestia. Si nos examinamos, veremos que nuestra conciencia está llena de callos.

LAS CONSECUENCIAS (ETERNIDAD)

La realidad es que, un día, todos moriremos y tendremos que dar cuenta de nuestras vidas, de cada callo que tenemos en nuestra conciencia. La mala noticia es que al cielo no entrará ninguna persona en esa condición. El cielo es un lugar perfecto, es la casa de Dios y, al no poder entrar ahí, solo hay otro lugar adonde ir donde no habrá más esperanza, solo dolor y soledad eterna.

LA SOLUCIÓN (CRUZ)

Pero si yo ahora tomo un cortaúñas y me corto los callos de los dedos, puedo volver a sentirme como antes. Dios, sabiendo nuestra situación, nos ha dado ya la solución a nuestro problema de pecado. Envió a Su maravilloso hijo Jesucristo a sufrir la muerte más cruel y espantosa de su tiempo para que tú y yo tengamos la oportunidad de ser libres de todos los callos de nuestra conciencia. Vivió sin ninguna contaminación, sin un solo callo en su vida. Él y solo Él los puede cortar de raíz.

LLAMADO (ARREPENTIMIENTO Y FE)

Es necesario que des la espalda al pecado y que le pidas a Jesucristo que limpie tu vida, para que purifique tu conciencia. Entrégale tu vida y Él te dará un corazón nuevo, libre de callos.

¡No te pierdas estos cursos