Etiquetas
Mensaje ilustrado

TÍTULO: Caballo de Troya

OBJETO: Un caballo de madera

DOCTRINA: Regeneración

HISTORIA CON EL OBJETO

Todos conocemos la leyenda de cómo los griegos conquistaron la ciudad de Troya. Los griegos construyeron un gran caballo de madera y escondieron soldados dentro. Los troyanos recibieron el caballo en su ciudad como trofeo de victoria. Aquella noche los soldados salieron del caballo y abrieron las puertas de la ciudad al ejército griego, estos entraron y conquistaron la ciudad de Troya. La ciudad fue destruida porque no vieron al enemigo.  El enemigo dentro del caballo de madera trajo la muerte.

TRANSICIÓN A LO ESPIRITUAL

¿Cuántos hombres miran hoy su condición y se creen buenos? No ven nada malo. Pero, la verdad es que dentro de nosotros, tenemos un enemigo que nos va a traer la muerte.

EL PROBLEMA (LEY)

Mentimos, robamos, codiciamos, fornicamos, somos egoístas y blasfemamos el nombre santo de Dios.  El pecado entra en tu vida disfrazado de algo bueno, tiene buen aspecto pero, cuando menos lo esperamos, abre la puerta a más enemigos y nos destruye desde dentro.

LAS CONSECUENCIAS (ETERNIDAD)

La paga del pecado es la muerte, no solo una muerte física sino también una muerte espiritual. Eso quiere decir que a causa del pecado dentro de nosotros, no podremos entrar a la presencia de Dios. Él es santo. Jesucristo dijo que seremos echados a un lugar donde hay sufrimiento y separación de Dios, no habrá escapatoria, arderemos eternamente.

LA SOLUCIÓN (CRUZ)

Igual que el caballo de Troya, Dios sabe que tenemos enemigos escondidos dentro de nosotros y, si no somos cambiados, nos destruirán eternamente. Jesucristo vino a este mundo y no conoció el pecado.  Fue crucificado en la cruz y resucitó para destruir el poder del pecado que lleva a la muerte. Él quiere nacer de nuevo dentro de ti y darte vida eterna.

LLAMADO (ARREPENTIMIENTO Y FE)

Él exige que hagamos dos cosas: arrepentirnos y entregarle el control de nuestra vida a Él. Di: “Jesucristo, sé que el pecado en mi corazón me va a matar pero creo que has muerto en la cruz para darme vida. Ven a vivir en mí y cámbiame. Sé que si tengo a Cristo, tengo vida eterna y victoria sobre el pecado”. Escoge la vida, escoge a Cristo.

¡No te pierdas estos cursos