Etiquetas
Mensaje ilustrado

TÍTULO: Cámara

OBJETO: Cámara de fotos

DOCTRINA: Justificación

HISTORIA CON EL OBJETO

Anteriormente las cámaras analógicas era lo único que teníamos para inmortalizar un momento de tu vida, pero hoy en día las cosas han cambiado con la cámara digital. Cualquiera puede con su cámara pillarte infraganti y en unas horas está tu cara en el Facebook. El problema con las fotos que me cuelgan en Facebook es que si salgo mal, no puedo borrarlas o hacerlas desaparecer. ¡Me han pillado!

TRANSICIÓN A LO ESPIRITUAL

Algo parecido pasa en nuestras vidas. Existe alguien que está fotografiando constantemente tu vida y la mía.

EL PROBLEMA (LEY)

Cuando mientes, te saca una foto; cuando no pagas los impuestos, prepárate para el flash de la cámara; cuando piensas que nadie te está mirando y eres infiel a tu cónyuge, hasta con tu pensamiento, otra foto ha sido archivada en la cámara de tu vida. Dios no está pasando por alto nuestro pecado, él está archivando cada acción y pensamiento en el archivo de tu vida.

LAS CONSECUENCIAS (ETERNIDAD)

Y ese archivo con todas tus fotos será revelado en el día del juicio cuando Dios te juzgue después de esta vida. Él expondrá todas tus fotos y verá todos los robos, las blasfemias, las mentiras, la deshonra que diste a tus padres, el rencor guardado. La consecuencia de nuestro pecado es el infierno, allí estarán todos los que hayan roto las leyes de Dios.

LA SOLUCIÓN (CRUZ)

Sé que es duro lo que te digo porque nadie quiere pasar la eternidad en el infierno. Dios tampoco quiere que termines allí, y por eso mandó a su Hijo Jesucristo, el cual fue perfecto en todo. Jamás le hicieron una foto desagradable porque él cumplió la ley de Dios completamente. Cristo cargó sobre si mismo el precio de tu pecado cuando murió en la cruz y al tercer día resucitó de la muerte para ofrecerte perdón y nueva vida.

LLAMADO (ARREPENTIMIENTO Y FE)

Si tú quieres que Jesucristo borre todos tus pecados y quite de tu vida todas las fotos que te delatan, has de arrepentirte sinceramente y pedirle perdón. Si pones toda tu confianza en él, él te declarará inocente y en aquel día del juicio, Dios te dejará entrar en su casa.

¡No te pierdas estos cursos