Etiquetas
Mensaje ilustrado

TÍTULO: Agua contaminada

OBJETO: Botella de agua

DOCTRINA: Santificación

HISTORIA CON EL OBJETO

Casi todos los que van de visita a México se enferman. El agua no es muy pura y está un poco contaminada. El sistema digestivo de los que vienen de fuera no está acostumbrado a esas bacterias y, por eso, el sistema se resiente y caen enfermos, algunos con mayor gravedad que otros.

TRANSICIÓN A LO ESPIRITUAL

Esto me hace pensar en nuestras vidas. Estamos tomando agua contaminada y, al final, nos va traer graves consecuencias. No estoy hablando de agua real sino de las cosas de esta vida que nos están contaminando el alma.

EL PROBLEMA (LEY)

El día que muramos y estemos frente a Dios, tendremos que dar cuenta del estado de nuestra alma. Y si está contaminada, no podremos pasar la eternidad con Él en su cielo perfecto que preparó para nosotros (donde hay mansiones y donde las calles son de oro, con mares cristalinos cuya belleza no se puede describir con palabras humanas). Tendremos que estar lejos en un lugar que es todo lo contrario a lo que he mencionado: en el infierno.

LAS CONSECUENCIAS (ETERNIDAD)

Ahora tengo buenas noticias para ti y es que Jesús dijo que Él era el agua de vida y que Él podía satisfacer nuestra alma sedienta; Él vivió en esta tierra sin contaminarse jamás, murió de una manera terrible y es por eso que Él puede ofrecernos agua de vida.  Él nos ofrece quitarnos toda la contaminación que hay en nuestro ser por medio de su preciosa sangre.

LA SOLUCIÓN (CRUZ)

¿Hay alguien que pueda comprarnos un billete nuevo? Alguien ya lo ha hecho, pero el precio era muy alto.  Jesucristo pagó con su propia vida para poder quitar el pecado de tu vida y comprarte una entrada nueva al cielo. Murió en la cruz y resucitó para ofrecerte una segunda oportunidad de entrar al cielo y pasar la eternidad con Dios.

LLAMADO (ARREPENTIMIENTO Y FE)

Pero tenemos que pedírselo y clamar a Él para que saque toda la porquería de nuestro ser; pedirle perdón, arrepentirnos y poner toda nuestra confianza en Él.

¡No te pierdas estos cursos