Etiquetas
Mensaje ilustrado

TÍTULO: Ambientador

OBJETO: Ambientador

DOCTRINA: Santificación

HISTORIA CON EL OBJETO

Antes vivía en el campo y, durante el tiempo de la siembra, los agricultores usaban estiércol para abonarlo. El estiércol apestaba y, para esconder el olor, yo usaba ambientador.  Pero, claro, el ambientador no trataba con el estiércol, la causa del mal olor, sino que solo lo escondía temporalmente.

TRANSICIÓN A LO ESPIRITUAL

De la misma manera que los agricultores llenan los campos con estiércol, nosotros llenamos nuestras vidas con estiércol espiritual (pecado) que apesta.  Luego intentamos cubrir el mal olor haciendo buenas obras (como echando ambientador), pero el estiércol (pecado) sigue ahí.

EL PROBLEMA (LEY)

El pecado que cometes en contra de Dios apesta. Cada mentira que dices tiene un olor repugnante; cada pensamiento de lujuria o de odio es asqueroso para Dios. Imagina ese olor fétido creciendo en tu vida cada año mientras sigues rebelándote contra Dios.

LAS CONSECUENCIAS (ETERNIDAD)

Cuando estés delante de Dios en el día de tu juicio y Él huela tanto estiércol (pecado) en tu vida, la puerta del cielo se cerrará para ti. Dios no puede permitir que una persona apestosa esté ante su santa presencia. Él tendrá que condenarte al lugar que merece tanta maldad, el infierno.

LA SOLUCIÓN (CRUZ)

Tienes que encontrar una manera de sacar tanto estiércol de tu vida y no solo de cubrir el olor temporalmente. Así que tengo buenas noticias para ti: Cristo vivió sin pecar, sin rebelarse contra Dios ni una sola vez. Por lo tanto, su vida no tenía estiércol. Con su muerte en la cruz, Cristo te ofrece limpiar tu vida de todo el estiércol (pecado) que tienes para que puedas ser puro ante Dios.

LLAMADO (ARREPENTIMIENTO Y FE)

Así que, dale la espalda al pecado en tu vida y pídele a Cristo que te perdone y te limpie, entrégale tu vida. Entonces, Él cambiará el olor fétido del pecado por su fragancia hermosa de pureza y santidad.

¡No te pierdas estos cursos