Etiquetas
Evangelismo personal

PESAS

Mucha gente va al gimnasio y levantan pesas para ponerse en forma. Sin embargo, en esta vida hay otras pesas que levantamos, que nos hacen mucho daño y que no podemos soltar.

Cuando rompemos los mandamientos de Dios mintiendo, envidiando o mirando pornografía, levantamos pesas de culpabilidad en nuestra conciencia.

La mala noticia es que un día vamos a estar delante de Dios, nuestro creador, y Él nos va a juzgar conforme a su ley, que ya conocemos por medio de la conciencia. Si tenemos esas pesas en nuestra conciencia, significará que somos culpables delante de Él y no vamos a poder entrar en el cielo, sino que las pesas del pecado nos arrastrarán a un lugar eterno llamado infierno.

Pero Dios conoció nuestra situación y mandó a su hijo Jesucristo. Él murió en nuestro lugar, llevó nuestras pesas de pecado y culpa en la cruz y resucitó al tercer día ganando el poder para liberarnos de ese peso que nos aflige.

Si hoy reconoces tu pecado, pides perdón a Dios y pones toda tu confianza en Cristo, Él te liberará de ese terrible peso y podrás vivir eternamente en libertad.

¡No te pierdas estos cursos