Etiquetas
Postales evangelísticas

LA BALANZA

Un día le pregunté a un amigo si él pensaba que iría al cielo después de morir. Él dijo que creía que sí porque era una buena persona. No había matado a nadie. No había atracado ningún banco.

Me dijo que él imaginaba a un ángel sosteniendo una balanza y cada vez que hacía algo bueno, lo ponía a favor del lado de las cosas buenas. Pero cada vez que hacía algo malo, se añadía peso al otro lado de la balanza. Él esperaba que las cosas buenas pesaran más que las cosas malas en el día de su muerte.

El problema con ese concepto es que no funciona. Nuestras obras buenas NUNCA pesarán más que nuestras obras malas. Imagina que una mujer ha sido fiel a su marido durante 10 años. Pero una noche es infiel. Una sola noche de infidelidad destruye 10 años de fidelidad. Así, tus obras malas siempre pesan más que las buenas.

La única manera de eliminar las obras malas en tu balanza es: arrepentirte, dejar el pecado y entregar tu vida a Jesucristo, el cual pagó el precio de tus malas obras. Entonces él vaciará el lado de las cosas malas en tu balanza y te dará entrada al cielo.

¡No te pierdas estos cursos