Etiquetas
Postales evangelísticas

FRANKENSTEIN

Todo el mundo quiere el cuerpo perfecto. Hubo un doctor que intentó crear el cuerpo perfecto usando partes de diferentes cadáveres. El resultado de su experimento fue un monstruo en lugar de la persona perfecta.

El Dr. Frankenstein quebrantó las leyes de la ciencia; la consecuencia fue un monstruo que terminó matándolo.

Nosotros, al igual que el doctor, queremos una vida perfecta, pero quebrantamos las leyes de Dios (los Diez Mandamientos). Creamos un monstruo dentro de nosotros cuando mentimos, robamos, guardamos rencor, cometemos actos impuros, y maldecimos el nombre de Dios. Este monstruo de pecado nos mata espiritualmente y nos condena al infierno.

La mejor noticia es que Dios envió al único perfecto, Jesucristo, para tener victoria sobre el monstruo de pecado cuando murió en la cruz y resucitó.

Si nos arrepentimos y entregamos nuestra vida a Cristo, él quitará el monstruo de pecado que hay en nosotros y nos hará perfectos a los ojos de Dios, para que podamos entrar al cielo perfecto.

¡No te pierdas estos cursos