Etiquetas
Postales evangelísticas

EL YUGO

Hay dos bueyes unidos por un yugo. Uno es más fuerte; el otro es más débil. Uno es más experimentado; el otro es novato. Dondequiera que vaya el más fuerte, el otro tiene que seguirle … porque están unidos por un yugo.

¿Alguna vez te has sentido unido a otro más fuerte que tú? El alcohol te controla. Tu ira puede más que tú. El deseo sexual te domina. La falta de perdón es como un yugo sobre tu cuello.

Te encantaría ser libre del yugo. Has intentado librarte pero no puedes y te ves obligado a seguir al que es más fuerte que tú. Estás esclavizado.

¿Hay esperanza para ti? ¿Hay alguien que pueda romper el yugo de maldad en tu vida? Ni la religión ni los psicólogos ni los medicamentos pueden romper ese yugo.

Sólo hay uno que lo puede hacer. Jesucristo vino para romper el yugo de pecado que está sobre tu vida. Él promete que si das la espalda a tu pecado y das tu vida a él, él quebrantará el yugo de tu esclavitud. “Si el Hijo de Dios os hace libres, seréis verdaderamente libres.” Juan 8:36

 

¡No te pierdas estos cursos