Etiquetas
Postales evangelísticas

DONAR SANGRE

Me gusta donar sangre. Dando medio litro de mi sangre, estoy ayudando a salvar la vida de alguien que necesita una transfusión a causa de un accidente o una operación. Si yo tuviera necesidad de una transfusión de sangre, estaría muy agradecido a los que hubieran dado sangre para darme la vida.

La verdad es que todos necesitamos una transfusión porque nuestro corazón está contaminado por el mal: odio, orgullo, inmoralidad sexual, falta de perdón ... Pero la única persona que puede ayudar es alguien que no esté contaminado por dentro. Hace 2,000 años, Jesucristo derramó su sangre en la cruz para ofrecernos una transfusión espiritual.

Pero para recibirlo, tienes que reconocer que estás contaminado por el pecado y que necesitas un cambio por dentro. Da la espalda al pecado, y acude a Jesucristo para pedirle que te limpie y te llene de su vida. Arrepiéntete, acepta la transfusión que Cristo te ofrece, y vivirás.

¡No te pierdas estos cursos