Etiquetas
Postales evangelísticas

CADENAS

Hay 27 millones de esclavos en el mundo hoy, más que en toda la historia de la humanidad, pero no son esclavos a causa del color de su piel, sino con el fin de ser explotados sexualmente.

Aunque estas mujeres y niñas no son los únicos esclavos; los hombres que consumen prostitución también son esclavos puesto que se han entregado a la lujuria y están bajo su control.

Nosotros también somos esclavos del odio y rencor cuando no queremos perdonar a los que nos han hecho daño; somos esclavos de la codicia cuando no estamos satisfechos y deseamos más.

El problema no es sólo vivir esclavizado en esta vida ya que un día tus cadenas de pecado te arrastrarán a una cadena perpetua en el infierno.

¿Quién puede romper tus cadenas de pecado? Jesucristo pagó un alto precio por tu libertad muriendo en la cruz, pagando así el precio por tus pecados.

Cristo te ofrece un intercambio: entrégale tus cadenas de pecado, deja de servir al pecado y empieza a servirle a Él, y Él te dará libertad. ¡Ven a Cristo hoy para ser libre!

¡No te pierdas estos cursos