Etiquetas
Postales evangelísticas

¿CÓMO ESTÁ TU LANA?

Si comparas una oveja con otra oveja, da la sensación de que es blanca, pero si la comparas con el blanco puro de la nieve, se ve sucia y con manchas.

Nosotros hacemos lo mismo. Decimos, “Sé que voy al cielo porque soy mucho mejor que muchas de las personas que me rodean. Mi lana es blanca.”

Pero cuando nos comparamos con los 10 mandamientos, nos damos cuenta que hemos mentido, robado, cometido adulterio, y usado el nombre de Dios como palabrota. La realidad es que estamos sucios y llenos de manchas. ¿Cómo está tu lana?

Si estamos sucios, no podemos entrar al cielo perfecto, sino nos espera un infierno donde mora la suciedad. Jesucristo, el perfecto Cordero de Dios, era completamente blanco y limpio. Sin embargo, murió en nuestro lugar par quitar nuestra suciedad.

Si nos arrepentimos de nuestro pecado y entregamos nuestras vidas a Cristo, él limpiará nuestro pecado para que podamos presentarnos completamente limpios ante Dios y entrar al cielo. Clama a Jesucristo hoy para que limpie tus pecados, y empieza a seguirle.

¡No te pierdas estos cursos